Postura de ángulo enlazado reclinado

Reclining Bound Angle Pose

Postura de ángulo enlazado reclinado

Paso 1

Realizar Baddha Konasana. Exhale y baje el torso de la espalda hacia el piso, primero apoyándose en las manos.

Una vez que esté apoyado sobre sus antebrazos, use sus manos para extender la parte posterior de la pelvis y suelte la parte inferior de la espalda y la parte superior de las nalgas a través de su coxis.

Lleve su torso hasta el piso, apoyando su cabeza y cuello en un rollo de manta o refuerce si es necesario.

Paso 2

Con las manos, agarre sus muslos superiores y gire sus muslos internos externamente, presionando sus muslos externos lejos de los lados de su torso.

Luego deslice sus manos a lo largo de los muslos externos desde las caderas hacia las rodillas y ensanche las rodillas externas lejos de sus caderas. Luego deslice sus manos hacia abajo a lo largo de sus muslos internos, desde las rodillas hasta las ingles. Imagina que tus ingles se hunden en tu pelvis.

Empuje sus puntos de cadera juntos, de modo que mientras la pelvis trasera se ensancha, la pelvis delantera se estrecha. Coloque sus brazos en el suelo, inclinados a unos 45 grados de los lados del torso, con las palmas hacia arriba.

Paso 3

La tendencia natural en esta postura es empujar las rodillas hacia el piso creyendo que esto aumentará el estiramiento de los muslos y las ingles.

Pero especialmente si sus ingles están apretados, empujar las rodillas hacia abajo tendrá exactamente el efecto opuesto al deseado: las ingles se endurecerán, al igual que su vientre y la espalda baja.

En su lugar, imagina que tus rodillas están flotando hacia el techo y continúa colocando tus ingles profundamente en tu pelvis. A medida que tus ingles se caen hacia el piso, también lo harán tus rodillas.

Etapa 4

Para empezar, quédate en esta posición durante un minuto. Gradualmente extienda su estadía de 5 a 10 minutos. Para salir, usa tus manos para juntar los muslos, luego gira sobre un lado y aléjate del suelo, con la cabeza hacia el torso.

Contraindicaciones y Precauciones de la Postura de ángulo enlazado reclinado

Lesión en la ingle o la rodilla: solo realice esta postura con soportes de manta debajo de los muslos externos.

Modificaciones y accesorios de la Postura de ángulo enlazado reclinado

Si siente alguna tensión en el interior de los muslos y las ingles, apoye cada uno de sus muslos en un bloque o una manta doblada ligeramente por encima del estiramiento máximo de las ingles.

Asegúrese de que cada soporte, ya sea un bloque o una manta, tenga la misma altura. Continúa hundiendo las ingles en la pelvis. Para ayudar a esta acción, coloque una bolsa de arena de 10 libras en cada ingle interior, justo donde el muslo se une con la pelvis (las bolsas formarán una “V” con su vértice en su pubis). Pero no use las bolsas a menos que sus muslos estén apoyados.

También puedes involucrar tus brazos en esta pose. Inhale y levante sus brazos hacia el techo, paralelos entre sí y perpendiculares al piso. Muévase hacia atrás y adelante unas cuantas veces, ampliando aún más los omóplatos en la espalda.

Luego inhala de nuevo y estira los brazos por encima, en el suelo, con las palmas hacia el techo. Gire los brazos para que las axilas exteriores se desplacen hacia el techo y tire de los omóplatos hacia abajo de su espalda hacia su coxis.

Supta Baddha Konasana es una excelente postura preparatoria para varias posturas diferentes, incluidas muchas posturas de pie, Gomukhasana, Malasana, Padmasana y las curvas más sentadas y las curvas hacia adelante.

Consejo para principiantes de la Postura de ángulo enlazado reclinado

Otra forma de lidiar con la tensión en la parte interna de los muslos y las ingles es levantar los pies ligeramente del piso. Use un bloque acolchado con una esterilla adhesiva y coloque los bordes exteriores de sus pies paralelos al eje largo de la cara superior del bloque. Si la altura más baja del bloque no es suficiente para aliviar la tensión, gire el bloque a su altura media.

Beneficios de la Postura de ángulo enlazado reclinado

Estimula los órganos abdominales como los ovarios y la próstata, la vejiga y los riñones.
Estimula el corazón y mejora la circulación general.
Estira el interior de los muslos, las ingles y las rodillas.
Ayuda a aliviar los síntomas de estrés, depresión leve, menstruación y menopausia.

Un compañero puede ayudarlo a sentir la liberación de los muslos lejos de los lados del torso. Realice la postura con las puntas de los dedos de los pies apoyados contra una pared.

Pídale a su compañero que se coloque a horcajadas sobre su pelvis, en una posición opuesta a la pared, y retroceda hasta que las pantorrillas de su compañero presionen firmemente contra la parte superior de los muslos.

Si lo desea, puede alcanzar sus brazos sobre el piso y estirar los lados de su torso activamente alejándolos de los lados de sus muslos.

Puede modificar esta postura y aumentar el estiramiento hacia los muslos y las ingles contra el cuerpo elevando su pelvis del piso.

Llevando sus talones al piso en Supta Baddha Konasana, presione sus pies para levantar la pelvis ligeramente hacia arriba. Coloque un bloque debajo de la pelvis, baje el sacro hacia el bloque y baje las rodillas hacia los lados nuevamente, presionando las plantas para que vuelvan a juntarse.

El bloque tiene tres alturas, baja, media y alta: comience en la altura más baja y vaya subiendo la escalera gradualmente. Tenga cuidado con la altura más alta del bloque, ya que puede ser bastante intenso.

La práctica de este ejercicio en la rutina del yoga beneficia en todos los sentidos pero te hablare de uno específico y de gran importancia.

Estimula los órganos abdominales como los ovarios y la próstata, la vejiga y los riñones.

Los ovarios es un órgano muy importante de allí donde se concentra el poder de dar vida, debe estimularse para que de un buen rendimiento y funcionamiento en el momento de concebir.

La vejiga, forma parte del tracto urinario de allí la formación de enfermedades de cuidado y la rutina de este ejercicio lo favorece naturalmente en concordancia con el resto del organismo, los riñones y la próstata, los problemas de la próstata se acrecientan luego de los 50 años, la relajación del musculo ayuda a su sano funcionamiento, recuerda la concordancia mente cuerpo y espíritu, relajación, la mente domina el cuerpo.

Sirve de estímulo para el corazón, lugar que guarda las emociones, en concordancia con la mente, debe tener una buena relajación, encargado de bombear la sangre al resto del cuerpo, debe tener un especial cuidado,  respirar lentamente oxigenarlo para calmar sus emociones que puedan afectar otra parte del organismo.

De igual manera, consigue una mejora en la circulación,  estiramiento de músculos e inglés, calma la ansiedad depresión y fatiga, molestias menstruales.

Disminuye la presión arterial. Es sorprendente como una rutina de ejercicios puede dar tanto beneficio al cuerpo humano, trabaja los órganos dentro de cuerpo y facilita todo lo relacionado a su funcionamiento interno, de la mano con los demás órganos.

Todo va de la mano como una cadena y el mal funcionamiento de un órgano va desconcentrando el funcionamiento de los demás. Coordina para realizar esta rutina es muy beneficiosa, drena el estrés que ayuda acumular, energías cargadas que terminan por colapsar el cuerpo y provocar su mal funcionamiento.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *